Las ideas de negocio, aquellas tan ansiadas y a la vez tan celosas por conocer a la humanidad, nos dan luz en el camino oscuro del desarrollo profesional. Pensamos que si conseguimos caer en la idea de un millón de dólares podremos forrarnos, y por tanto “vivir la vida”. No es oro todo lo que reluce, ya que para llegar a comprarte un yate necesitarás sortear muchas piedras en el camino emprendedor, más allá de la teoría que te enseñaron en el MBA de esa escuela de negocios tan cara a la que les dejaste un riñón, o ese curso del INEM, ahora SEPE, pero con la misma ineficacia. Leer noticia completa en Codigo Nuevo

en-busca-de-la-felicidad-cristina-martin-economia-marca-blanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *